28/5/13

Uno no puede vivir sin lo que lo apasiona.

El día dos del reto, que consiste en escribir cada día algo sobre un tema determinado, me ha llenado la cabeza de dificultades. El tema es “no puedo vivir sin”. Ahora me doy cuenta que para escribir no es suficiente tener el tema.


Si escribo sobre las cosas con las cuales creo que no puedo vivir, me asalta la duda si no desaparecerán. Por eso prefiero no escribir sobre ellas, o por lo menos no ponerlas en esa clasificación un poco odiosa de “no puedo vivir sin”.

Durante la semana pensé que para ser literal podría decir que no puedo vivir sin la vida porque de lo contrario estaría muerto. También pensé escribir sobre la relación que tengo con Dios, pero creí que era banalizar un tema serio. Pensé en mencionar que no puedo vivir sin mi hija y mi esposa, pero muchos que han dicho eso les ha tocado vivir sin ello, así que prefiero no decirlo.

El fin de semana ocurrió algo que llenó de satisfacción mi corazón. Ir, por nada, a hacer un evento infantil con un mimo, un cuentero, canciones, títeres, manualidades, etc. El evento llenó mi corazón. Los niños, las sonrisas, y la mirada de alegría de muchos es suficiente retribución.

Si tuviera que definir hoy, con qué no puedo vivir, diría que no puedo vivir sin pensar en la oportunidad de mejorar la calidad de vida de otros por medio de un elemento educativo.

Dicen que todos tenemos un propósito en la vida. Creo que el mío es enseñar. No sé mucho, pero intento enseñar bien. Pienso que si alguien es impactado por un buen maestro, tendrá la suficiente motivación para romper las barreras de un salón de clase, de un evento.

No puedo vivir sin hacer lo que me apasiona. Enseñar.


John Anzola.


1 comentarios:

Catalina Quilaguy dijo...

Bueno el escrito, pienso que todo escrito hecho con el alma, sin medidas y con las dosis perfecta de armonia, siempre sera un escrito perfecto.

Publicar un comentario

Deja tu comentario. No olvide dejar su correo electrónico.

 
;